Jesús Bango, fundador de Bango Racing Cars, comenzó a competir a principios de la década de los 80 con un Fórmula TT de la antigua División 3 fabricado por él mismo. Tras un largo paréntesis en su carrera deportiva regresó a la competición en el año ’96 con un prototipo de car cross diseñado y creado, nuevamente, y de manera totalmente artesanal, por él. A partir de ese año compitió habitualmente con este monoplaza en el Campeonato de España y de Asturias, logrando innumerables éxitos, como son los Campeonatos de Asturias de Autocross en Div. IV en las temporadas ’97 y ’98.

En la temporada ’99 se lanzó el BRC Car Cross Evo II. La segunda evolución del rápido fórmula de tierra original, que, pese a que ese año Bango no pudiese competir, comenzó ganando ya esa temporada el Campeonato de Asturias de Div. IV en manos de Jose Manuel Queipo.

En las temporadas 2.000 y 2.001 nuevamente sería el propio Jesus Bango quién vencería en el Campeonato de Asturias, adjudicándose el título 2003 Iván Suárez también con el BRC Car Cross Evo II. Esta segunda evolución demostró estar en condiciones de luchar con los mejores fabricantes de chasis del mercado, a los que se ha enfrentado y vencido en numerosas ocasiones.

En la temporada 2.001 Bango Racing Cars se embarcó en un proyecto aún más importante: La creación de un monoplaza de asfalto destinado a montaña, según el reglamento del Grupo CM original de Francia. Este vehículo, extremadamente ligero y equipado con un motor de moto de 1.000 cc, demostró una excelente competitividad en todas sus participaciones en montaña, tanto dentro como fuera de Asturias, y entre las que destacan, por ejemplo, el tercer puesto obtenido en la Subida a Jaizquibel de Otoño, en la que sólo fue superado por los pluricampeones de la especialidad Vilariño y Zabaleta, ambos con vehículos de más de 400 c.v.

Tras ver las posibilidades que ofrecían estos modestos pero muy eficaces vehículos, la Real Federación Española de Automovilismo, a instancias de la F.A.P.A., impulsora del proyecto, decidió crear una copa específica para estos coches en el Campeonato de España de Montaña 2.002, campeonato para el que el BRC CM Evo I fue el primer vehículo homologado.

El desarrollo del campeonato demostró la competitividad del BRC CM, que se adjudicó el triunfo final en la Copa pilotado por Jesús Bango.

En el 2003, los BRC CM han dado un paso más, ocupando las dos primeras posiciones de la Copa CM del Campeonato de España de Montaña, además de conseguir varias victorias absolutas, superando en la clasificación scratch a los potentes superturismos.

palmares